Por qué si una empresa de telefonía te incluyó en un fichero de morosos seguramente te corresponde una indemnización

9 de cada 10 casos que nos llegan de telefonía son inclusiones indebidas. Si te pasó a ti, deben indemnizarte por dañar tu honor.

Las empresas de telefonía son, de lejos, las peor valoradas por sus clientes en cualquier encuesta, junto a las eléctricas. Ya no es que den un mal servicio o no escuchen a sus clientes. Es que no tienen ningún interés en cambiar las cosas.

Eso incluye mantener unas prácticas abusivas por las que, una y otra vez, la justicia las condena. Pero les sale a cuenta.

Más o menos, la mayoría funcionan así: te quejas por un problema, no lo resuelven, decides no pagar por algo que no sirve o no contrataste, te dicen que debes pagarlo igual y te presionan hasta que lo hagas. ¿Cómo? Incluyéndote ilegalmente en un fichero de morosos.

No lo decimos nosotros. En muchas sentencias los jueces lo recogen de forma rotunda:

«La inclusión en los registros de morosos no puede ser utilizada por las grandes empresas para buscar obtener el cobro de las cantidades que estiman pertinentes, amparándose en el temor al descrédito personal y menoscabo de su prestigio profesional (…)».

—Sentencia contra Orange de la Audiencia Provincial de Pontevedra de 5/02/2021 (lee el caso).

«(…) se trata de una deuda discutida y discutible y la demandada, en lugar de proceder a reclamar la deuda por la vía judicial oportuna, utilizó este método de presión que debe ser calificado, aquí y ahora, como inadmisible y antijurídico».

—Sentencia contra Orange del juzgado de primera instancia nº 2 de O Porriño de 01/07/2019 (lee el caso).

Te contaremos cuáles son los casos más habituales que originan que empresas como Orange, Vodafone, Movistar y MásMóvil (estas cuatro se llevan la palma) te incluyan en un fichero de morosos saltándose la ley.

Pero antes, repasemos por qué esas inclusiones son indebidas.

Así se saltan la ley las empresas de telefonía

Básicamente, te incluyeron de forma ilegal en un fichero de morosos:

  1. Si no recibiste ningún requerimiento previo de pago con preaviso de inclusión.
  2. Si tenías una discrepancia razonable con la deuda.

Es decir, si no te informaron o si te trataron de moroso, sin que lo seas.

Esto último es lo más habitual cuando hablamos de empresas de telefonía. La mayoría de nuestros clientes están incluidos en un fichero de morosos una sola vez, por alguna discrepancia con una telefónica y por importes menores a 500 euros (y de 100).

Es fácil concluir que estas personas no son morosas. Una persona que realmente es morosa deja más impagos, con empresas de varios sectores y por importes más altos.

La ley nos dice que un fichero de morosos no se creó para constatar la veracidad de las deudas, sino la solvencia de las personas inscritas (si son o no morosas).

En estos ficheros, solo pueden incluirte si se cumple el principio de calidad de los datos:

Solo es pertinente la inclusión en estos ficheros de aquellos deudores que no pueden o no quieren, de modo no justificado, pagar sus deudas, pero no aquellos que legítimamente discrepan del acreedor respecto de la existencia y cuantía de la deuda.

Te lo explicamos aquí con pelos y señales.

Por último, en no pocos casos el origen está en una suplantación de identidad. Las empresas de telefonía se presentan como víctimas, no como responsables. La justicia no les da la razón.

Una vez ya sabes por qué, en la mayoría de casos, una empresa de telefonía tiene que indemnizarte si te incluyó en un fichero de morosos, veamos cuál suele ser el origen.

 

Casos típicos por los que te incluyen en un fichero de morosos

El cliente suele tener una discrepancia razonable con la deuda y ha intentado infinidad de veces, sin éxito, que la compañía le resuelva el problema.

Muchas veces no es fácil interpretar los contratos y las facturas, lo que aprovechan las compañías para marearte, presionarte y que pagues, aunque no tengan derecho.

Contratos poco claros o inexistentes

Es habitual encontramos con contratos con información incompleta o confusa, que no corresponden con los importes o conceptos que luego se facturan. O directamente no existen.

Cambios en las condiciones del contrato

Habrás oído más de una vez que no se pueden cambiar las reglas del juego con el partido empezado. Las compañías telefónicas lo hacen continuamente. Te pasan de un plan a otro sin informarte con claridad o incumpliendo las condiciones que firmaste.

Permanencias mal aplicadas

Las permanencias son una fuente constante de discrepancias. Plazos mal computados, información inexistente o poco clara cuando se contrata el servicio, aplicación incorrecta porque la empresa cambió las condiciones del contrato o porque estabas en tu derecho de rescindirlo por un mal servicio…

Pueden ser casos complicados en los que solo un profesional que conozca tanto el sector como la legislación puede ayudarte a demostrar que te aplicaron mal la permanencia.

Ventas a cualquier precio

La venta telefónica de productos de telecomunicaciones o por personal dispuesto a vender a cualquier precio supone muchas veces que un cliente termina contratando algo que no le explicaron bien o que no se ajustaba a sus necesidades.

Esto deriva en quejas que las compañías, lejos de solucionar, las hace encogerse de hombros y exigirte que pagues. Incluso aunque no llegues a utilizar el servicio.

Un mal servicio y ninguna solución

La mala calidad del servicio es una constante en algunas empresas del sector. Lo peor no es eso, sino que te obliguen a pagar algo que no cumple lo acordado. Ya seas un particular, un autónomo o una empresa.

Suplantación de identidad

Cada vez son más los casos de suplantación de identidad. Las compañías tratan de escurrir el bulto, presentándose también como víctimas. Pero la ley es muy clara y las empresas deben asumir su responsabilidad por no verificar correctamente quién les contrata el servicio.

 

Qué hacer si te incluyeron en un fichero de morosos

Como hemos visto, si una empresa de telefonía te incluyó en un fichero de morosos es muy probable que deba indemnizarte por dañar tu honor, con cuantías que oscilan entre los 3.000 y los 12.000 euros.

Los pasos que tienes que dar son tres y que resumimos en el método CSI de Honoriza:

  1. Consulta el fichero.
  2. Sal del fichero.
  3. Consigue una indemnización.

Te lo explicamos aquí con más detalle.

También puedes dejarnos tus datos y te llamamos a la mayor brevedad.